domingo, 19 de febrero de 2012

MAMÁ, QUIERO SER ARTISTA

Cuando una siente que el teatro es lo que verdaderamente le llena en la vida y siente que es sólo en el escenario en donde se siente libre y encuentra en ello su esencia y su ser, llega un momento en el que una debe enfrentarse a veces a su familia y decirles la famosa frase Mamá, quiero ser artista.
Muchas veces no es fácil hacerles ver que la interpretación es verdaderamente importante para una ¿qué hacemos entonces? Mi opinión es que es un camino que hay que ir recorriendo poco a poco. Es cierto que es una vida muy sacrificada, que el mundo del teatro es un mundo muy competitivo, que muchos se quedan en el camino, que requiere mucha preparación, que una - en realidad - nunca termina de formarse aunque pase toda la vida en un escenario. Los actores deben esforzarse no sólo en prepararse sino también en demostrar que están hechos para ello y también, hay que decirlo, deben ser honestos consigo mismos y descubrir más pronto que tarde cuáles son sus potenciales y cuáles sus limitaciones.
No todo el que adora el teatro está hecho para él. Muchos tiran la toalla porque sienten que no llegan, muchos sucumben a las críticas antes de tiempo. Otros en cambio, siguen su camino como hormiguitas y se preparan, investigan nuevos aspectos del trabajo actoral, se toman el tiempo de formarse en expresión corporal, en esgrima, en equitación, en danza, en técnicas clown, en commedia dell'arte... y con tesón, sin salirse de su objetivo, pasan toda su vida haciendo teatro y acaban demostrando a su familia que la interpretación es su vocación y su oficio y que para ello viven.
No importa quién te acompañe en ese largo camino, ni mucho menos importa la fama o que no llegue nunca la ocasión de que te llame un gran director; si verdaderamente te gusta interpretar, lo harás. Bien en un grupito de barrio o bien con una gran compañía.
¿Qué importa la fama? ¿Tú no quieres ser actriz o actor? Pues sal a escena y demuéstralo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se admiten opiniones siempre que no incluyan insultos, vejaciones, datos privados como teléfonos, etc, comentarios no relacionados con la entrada o publicidad. Me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios inapropiados para este blog.